Historia

“Y  al despertar el alba  del 24 de junio de 1607 salieron los viajeros de Hato Molinero. A medio día de camino se detuvieron ante una ciénaga sombreada por árboles seculares. Fue tan justificada la alegría de los recién llegados, que uno de ellos con dotes de escultor se dedicó a tallar en el tronco de un árbol de caimito la imagen de San Juan Bautista, siendo así como sus fundadores llamaran a esta población San Juan Bautista de Caimito.
Lo hacía en señal de gratitud al Santo, por haberles deparado, en el día consagrado a honrar su memoria, aquel oasis de paz en donde ellos y los ganados saciaron la sed de muchas horas.

Fundada el 24 de Junio de 1607. La cabecera municipal del municipio de Caimito se ubica sobre la margen occidental del rio San Jorge, muestra su pasado glorioso con la llegada de sus fundadores Don Andrés y doña Cruz Molina, procedentes de Castilla la Vieja, venían de Cartagena de indias por la vía de tolú que ya existía en el año de 1535 y de cuyo puerto desplazaban sus ganados al cuidado del esclavo Mario, hasta el asentamiento indígena de Chenú o “Sitio de las Aguas Encantadas” gobernado por la poderosa cacique Tota; donde un par de nativos le indicaron que a “tres o cuatro lunas de allí” se encontraban unas tierras aptas para el pastoreo y engorde de sus ganados, tierras que estaban situadas en torno a una laguna llena de vigorosa vegetación, siguiendo las indicaciones llegaron hasta un ligar al que llamarón Hato Molinero. Pero la escasez de agua, obligo al esclavo Mario a continuar con la exploración del territorio hasta regresar con las buenas noticias.

Entre los descendientes de los primeros colonos y el adelantado de Heredia, que habitaron el municipio, cabe resaltar las familias Avilés y Abreu y los hermanos Manuel y Santiago Arráez, quienes fomentaron en esta tierra la labranza y la cría de ganado, dando lugar a la tradicional vocación ganadera de la región, por lo cual no dejaron evidencia de regias mansiones coloniales, ni otros vestigios de la colonia, solo el idioma, la religión y ciertas costumbres folclóricas.

En el pasado fue un municipio muy  muy próspero, disponía de una gran extensión de terreno donde hoy día están los municipios de San Marcos y la Unión quienes fueron sus corregimientos, hoy día estos le  superan  en muchos aspectos, producto de su emprendimiento y empuje.

Caimito fue uno de los municipios con mayor comercio en la región, era puerto apetecido por todos aquellos comerciantes que remontaban el río San Jorge y el Magdalena, siendo su principal abastecedor la ciudad de Magangué. En Caimito se establecieron florecientes almacenes de ropa, boticas, graneros y almacenes de insumos, oficina de correo y todo tipo de comercio basado en el trueque donde se intercambiaban productos producidos en el municipio como ollas de barro, artesanías, esterillas, pescado, aves de corral, cerdos y Ganado Vacuno que se transportaban en remolcadores y en buques de dos y tres pisos donde además llegaba el obispo de la diócesis cada periodo de tiempo y se daban cita todos aquellos niños que debían ser confirmados según la creencia católica.

En Caimito se creó una sede  Seminario Mayor donde la curia Católica formaba sus clérigos dando con esto un mayor renombre e importancia para este pueblo que se caracterizaba por la generosidad y hospitalidad de sus habitantes. Por naturaleza los Caimiteros son personas de muy buenos sentimientos y muy apacibles.

Muchos de los  hacendados de las sabanas de Bolívar que traían sus ganados a apastar en el verano en las ciénagas y se llevaban en el invierno, se asentaron en Caimito dando origen a familias prestantes en  Caimito como los Chica. Barreto, García, Uribe, Monterroza, Percy y otras mas de descendencia española.

En sus inicios Caimito pertenecía al Gran Bolivar, posteriormente cuando le segregaron a Córdoba, perteneció al Departamento de Córdoba y al segregar al Departamento de Sucre pasó a ser uno de los 24 municipios del Departamento de Sucre.

Caimito mantiene muchas de sus tradiciones y trata se subsistir a pesar de las dificultades  que tienen la mayoría de los municipios de Colombia, teniendo como pilares su material humano con sus costumbres y tradiciones que hacen de él una tierra de Dios y un Remanso de Paz.

 

Una respuesta a “Historia

  1. RAFAEL NAVARRO URIBE

    Muy interesante que nos preocupemos por mostrarle a los demas que es Caimito, asi como su historia. pero considero mas importante aun aportar nuestro amor por ese pueblito que nos vio nacer, es que ayudemos no solo economicamente, si no con ideas para ayudar a que los habitantes a que salgan de la ignorancia politica y social, solo asi podran salir de la pobresa, de esta no sale recibiendo limosna, antes por el contrario nos hace mas pobres y mas conformes con la situacion que se vive. Debemos si aportar para obras como la iglesia, limpiar y pintar el cementerio, tumbar el adhefesio que nos hizo una porqueria de alcalde en la plaza, donde hay que decirlo hoy dia la Union tiene un parque mas bonito y puede llamarse parque, mas no el de Caimito
    Yo no lo digo con jactancia, pinte la iglesia dos veces yo solo y el año pasado aporte pintura para las reparaciones que el Padre Juan Jose hizo incluso en la casa cural. creo que entre todos si podemos.

Deja tu cometario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s